Ir al contenido principal

Destacado

La evaluación de los aprendizajes en educación básica frente a la emergencia sanitaria

Leer la publicación original En la colaboración anterior,  Un dilema de promoción en la educación a distancia. Aprobar por decreto o reprobar por “ faltista ”  ( https://bit.ly/2M4X9EF ), exhibí el vacío legal sobre la evaluación del aprendizaje, acreditación, promoción, regularización y certificación producto de la emergencia sanitaria. Expuse un caso particular en el cual las normas establecidas en el Acuerdo 11/03/19 ( http://bit.ly/2FZXYM7 ) resultaban insuficientes. La Secretaría de Educación Pública se pronunciará al respecto en los subsecuentes días. Así da cuenta de ello la Guía de Trabajo para la Sesión Ordinaria de Cierre del Ciclo Escolar 2019 – 2020 ante COVID-19 Educación Básica la cual ha sido filtrada a través de las redes sociales. Todavía no ha sido difundida por las autoridades educativas, es extraoficial. Parece auténtica, su diseño es similar a las anteriores, pero no sería la definitiva porque detecté algunos errores ortográficos y “dedográficos”. Por ejemp

La Nueva Escuela Mexicana redimensionada (Segunda Parte)

Leer la publicación original
En la primera parte de esta colaboración pretendí fundamentar lo que en mi parecer es el redimensionamiento de la Nueva Escuela Mexicana (NEM) desde la Nueva Ley General de Educación (NLGE). Como si no hubieran sido suficientes las ideas plasmadas en la reforma al artículo tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Quizá porque la perspectiva desde donde se veía, como una obligación del Estado Mexicano, parecía alejado del quehacer cotidiano de las autoridades y los colectivos docentes. Una vez definido con mayor precisión el papel de los maestros, directores y supervisores escolares en la Nueva Escuela Mexicana es propicio reflexionar su labor como agentes fundamentales del proceso educativo y coadyuvantes para la transformación social según la Nueva Reforma Educativa.
La NEM se convierte de facto en el instrumento de política pública muy valioso. Representa el eslabón entre el sistema y el aula. En la NEM descansa en buena medida la mejora. Mejorar significa, según la Real Academia Española, medra, adelantamiento o aumento de algo. Proviene del verbo mejorar que a su vez se concibe como adelantar, acrecentar algo, haciéndolo pasar a un estado mejor. El tránsito de un estado inicial a otro de mayor desarrollo o evolución. Mejorar la sociedad es conducirla hacia un estadio superior de evolución. Mejorar la educación implica conocer el estado actual para conducirla hacia otro más elevado. Mejorar los espacios educativos es hacerlos funcionales para los propósitos educativos. Mejorar la enseñanza implica maestros competentes didácticamente para el logro de los propósitos curriculares. Y para la NLGE, mejorar el aprendizaje tiende hacia la búsqueda del desarrollo humano integral. En un texto que escribí hace algún tiempo titulado “7 Propuestas para la Ley General del Sistema Nacional de Mejora Continua de la Educación” (http://bit.ly/2LzbGck) había aludido a la importancia de definir conceptual y operacionalmente la mejora educativa y sus indicadores de resultados así como fundamentar la necesidad de mejora, la propuesta de acción, su implementación y valoración. A qué le llamamos mejorar y cómo se medirá.
En el apartado antecedente a éste, resalté tres dimensiones de la mejora: macro, meso y micro. Una primera dimensión socio-sistémica llamada mejora continua de la educación. Una segunda dimensión intermedia situada en la escuela y nombrada mejora escolar. Una tercera dimensión ubicada en el plano áulico conocida como mejora del aprendizaje o excelencia relacionada también con la mejora de la práctica docente a fin de que ésta se oriente hacia al mejoramiento permanente de los procesos formativos que propicien el máximo logro de aprendizaje de los educandos. También había apuntado al respecto en un artículo titulado “Planeación y evaluación de la mejora continua. Conectar la escuela con el sistema educativo” (http://bit.ly/2H9Shfe).
Y es aquí donde existe un resquicio para que los diseñadores y ejecutores de las políticas públicas, los responsables de la política educativa, se delineen. Que trasladen la responsabilidad hacia la escuela y en particular, al maestro. Formar a un nuevo mexicano requiere muchas cosas entre otras la definición curricular. Aunque se han planteado algunas ideas que revelan hacia donde se orientarán los planes y programas de estudio su planteamiento y enfoque pedagógico, el anunciado modelo educativo, se implementará gradualmente a partir del ciclo escolar 2021- 2022 con la expectativa de generalizarlo al siguiente.
Por lo tanto, es previsible la imposibilidad de valorar el cumplimiento y efectividad de la política educativa al término del sexenio gubernamental por la sencilla razón de la ausencia de referentes de comparación. Me parece que se está sobrerregulando el trabajo docente. Me cuesta trabajo imaginarme, a estas alturas del ciclo escolar, la construcción de la Nueva Escuela Mexicana con más normas y menos pedagogía. Establecer la mejora del proceso de enseñanza aprendizaje así como el plan y los programas de estudio como precepto constitucional, es un exceso. Encuadrar el contenido curricular y sujetar el trabajo de los maestros a una determinada metodología didáctica, aunque fuese ésta de vanguardia, coacciona la innovación, mata la creatividad. Limita la libertad de cátedra. Se obliga al maestro acatar las orientaciones que bien pudieran recomendarse en el modelo educativo. Se prescribe en lugar de sugerirse. Se busca industrializar el arte de enseñar. Es en serio, no en serie, el noble acto de educar. Parafraseando al filósofo: Bríndenle al maestro la Nueva Escuela Mexicana, y un punto de apoyo, y transformará la realidad social.
Carpe diem quam minimun credula postero

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El enfoque pedagógico de la Nueva Escuela Mexicana

Leer la publicación original «El progreso no está en la sucesión de estudios sino en que el niño se interese por las experiencias que vive en su día a día» – Mi credo pedagógico; J. Dewey Sergio Martínez Dunstan La Secretaria de Educación Pública realizó un taller previo al Ciclo Escolar 2019 – 2020. [1]  El propósito general consistió en reflexionar sobre los avances normativos en materia educativa, así como en los cambios y transformaciones que se requieren dar en el aula, la escuela y el sistema en su conjunto, para brindar un servicio educativo que ponga al centro el aprendizaje de niñas, niños, adolescentes y jóvenes para la transformación social. En la guía de trabajo, elaborada para orientar el desarrollo del curso dirigido a los maestros de educación básica, se explicó la metodología y se le brindaron orientaciones a los facilitadores. La agenda de capacitación contempló tres temáticas. Una de ellas, “Hacia una Nueva Escuela Mexicana: primeros pasos”. [2]   [3] Como

La evaluación de los aprendizajes en educación básica frente a la emergencia sanitaria

Leer la publicación original En la colaboración anterior,  Un dilema de promoción en la educación a distancia. Aprobar por decreto o reprobar por “ faltista ”  ( https://bit.ly/2M4X9EF ), exhibí el vacío legal sobre la evaluación del aprendizaje, acreditación, promoción, regularización y certificación producto de la emergencia sanitaria. Expuse un caso particular en el cual las normas establecidas en el Acuerdo 11/03/19 ( http://bit.ly/2FZXYM7 ) resultaban insuficientes. La Secretaría de Educación Pública se pronunciará al respecto en los subsecuentes días. Así da cuenta de ello la Guía de Trabajo para la Sesión Ordinaria de Cierre del Ciclo Escolar 2019 – 2020 ante COVID-19 Educación Básica la cual ha sido filtrada a través de las redes sociales. Todavía no ha sido difundida por las autoridades educativas, es extraoficial. Parece auténtica, su diseño es similar a las anteriores, pero no sería la definitiva porque detecté algunos errores ortográficos y “dedográficos”. Por ejemp

Foros Ibero / Evaluación docente: posturas y debates

Leer la publicación original Arcelia Martínez Bordón Magnolia Villarroel Caballero El pasado viernes 13 de marzo, en el marco de los Foros IBERO por México, se desarrolló el Foro Educación y Equidad, en el que se discutieron, de manera simultánea, en cuatro mesas, distintos temas y problemas que enfrenta el sistema educativo nacional y que nos preocupan a distintos actores. En concreto de la Mesa “Evaluación docente: posturas y debates”, el diálogo giró en torno a cinco bloques de preguntas para la discusión, a partir de una dinámica world café, moderada, y sistematizada por Sergio Cárdenas Denham, profesor investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas, quien fungió además como moderador y relator de las discusiones en la sesión plenaria del evento, por Arcelia Martínez Bordón, académica del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación y coordinadora del Faro Educativo del INIDE, y quien estuvo a cargo, desde la Ibero, de la organización de