Ir al contenido principal

Destacado

La evaluación de los aprendizajes en educación básica frente a la emergencia sanitaria

Leer la publicación original En la colaboración anterior,  Un dilema de promoción en la educación a distancia. Aprobar por decreto o reprobar por “ faltista ”  ( https://bit.ly/2M4X9EF ), exhibí el vacío legal sobre la evaluación del aprendizaje, acreditación, promoción, regularización y certificación producto de la emergencia sanitaria. Expuse un caso particular en el cual las normas establecidas en el Acuerdo 11/03/19 ( http://bit.ly/2FZXYM7 ) resultaban insuficientes. La Secretaría de Educación Pública se pronunciará al respecto en los subsecuentes días. Así da cuenta de ello la Guía de Trabajo para la Sesión Ordinaria de Cierre del Ciclo Escolar 2019 – 2020 ante COVID-19 Educación Básica la cual ha sido filtrada a través de las redes sociales. Todavía no ha sido difundida por las autoridades educativas, es extraoficial. Parece auténtica, su diseño es similar a las anteriores, pero no sería la definitiva porque detecté algunos errores ortográficos y “dedográficos”. Por ejemp

Renovada terminología ¿forma o fondo?

Leer la publicación original
Educación Futura publicó una colaboración de mi autoría el pasado dieciocho de julio (http://bit.ly/30GFw3e). En ella reiteré que la Ley General de Educación se omitió en la Reforma Educativa (http://bit.ly/2IzDsm3) y sugerí algunas propuestas para modificarla. La Cámara de Diputados presentó, ese mismo día, una iniciativa con proyecto de decreto al Senado de la República la cual abrogaría la del 13 de julio de 1993. Encontré, en un somero análisis, que las sugerencias expuestas en mi artículo de opinión están consideradas en el texto jurídico.
Los puntos coincidentes entre ambos documentos fueron los siguientes: se eliminaron algunas palabras distintivas de la reforma anterior como por ejemplo: calidad, concursos de oposición, permanencia, evaluación educativa, gobernanza, entre otras. Otras más, se mantuvieron porque guardan congruencia con los postulados constitucionales recientemente aprobados v. gr. equidad, inclusión, etcétera. La excelencia se esclarece aunque todavía es insuficiente su definición conceptual y operacional para comprenderla en su real dimensión y la dificultad de medirla. También se precisan los tipos educativos con énfasis en la educación inicial y superior.
De igual manera, se alude a la educación especial, educación física, deportes, artística y la música. Se amplían las atribuciones de las autoridades educativas. El financiamiento a la educación en educación pública no podrá ser menor al equivalente del 8% del producto interno bruto del país y, de este monto, se destinará al menos el 1% a la investigación científica y al desarrollo tecnológico en las instituciones de Educación Superior Públicas. Se refiere al Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros de manera enunciativa porque la Ley Reglamentaria se encuentra en proceso de elaboración. En ese mismo tenor se señala el Sistema Nacional para la Mejora de Educación. En lo particular, resalto por encima de lo anterior la abrogación de la Ley General de Infraestructura Física Educativa.
Recomendé otra estructura para esta ley en la propuesta número catorce. Al final, dudé considerarla definitivamente al leer una ponencia en la cual se hacía notar que en el artículo tercero constitucional no se estableció la obligación de expedir una nueva Ley General de Educación por el Congreso de la Unión en la resolución de la Cámara de Diputados. Aunque en el Transitorio Segundo se menciona: “Se abroga la Ley General de Educación publicada el 13 de julio de 1993 (…)”. Siendo así, tacharía el número 13, suprimiría los signos de interrogación, quitaría los corchetes a la palabra nueva del nombre original del artículo de opinión de mi autoría dejándolo así: 14 propuestas para la Nueva Ley General de Educación.
No obstante las coincidencias precedentes, la iniciativa de ley expuso novedades, dignas de ser analizadas con mayor puntualidad. La Nueva Ley General de Educación, si los legisladores aprobaran la iniciativa con proyecto de decreto tal y como está como parece ser que así sucederá en los próximos días, normaría, según los títulos que la integran, el derecho a la educación con acento en la equidad y la excelencia educativa; la función de la Nueva Escuela Mexicana, sus fines, criterios, orientación y los planes y programas de estudio; la naturaleza del Sistema Educativo Nacional, los tipos educativos (básica, media superior y superior) la educación indígena, humanista, inclusiva y para personas adultas así como del calendario escolar; el magisterio como agente fundamental en el proceso educativo, de igual manera el fortalecimiento de la formación docente; las condiciones para garantizar la idoneidad de los planteles educativos, la seguridad de los educandos y la mejora escolar; los instrumentos para la mejora continua de la educación; el federalismo educativo; el financiamiento de la educación; la corresponsabilidad social en el proceso educativo; la validez de estudios y certificación de conocimientos; la educación impartida por particulares.
Lo nuevo está en boga: nueva era en la educación, nueva reforma educativa, nuevo acuerdo educativo, nuevo modelo educativo, nueva escuela mexicana y ahora existe la posibilidad de contar en breve con una Nueva Ley General de Educación. La narrativa actual privilegia explícitamente una renovada terminología en la educación. Ojalá la metamorfosis sea de mayor alcance y no únicamente el lenguaje utilizado. Me conformaría tener la certeza que la transformación educativa fuera de fondo y no sólo de forma.
Carpe diem quam minimun credula postero

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La evaluación de los aprendizajes en educación básica frente a la emergencia sanitaria

Leer la publicación original En la colaboración anterior,  Un dilema de promoción en la educación a distancia. Aprobar por decreto o reprobar por “ faltista ”  ( https://bit.ly/2M4X9EF ), exhibí el vacío legal sobre la evaluación del aprendizaje, acreditación, promoción, regularización y certificación producto de la emergencia sanitaria. Expuse un caso particular en el cual las normas establecidas en el Acuerdo 11/03/19 ( http://bit.ly/2FZXYM7 ) resultaban insuficientes. La Secretaría de Educación Pública se pronunciará al respecto en los subsecuentes días. Así da cuenta de ello la Guía de Trabajo para la Sesión Ordinaria de Cierre del Ciclo Escolar 2019 – 2020 ante COVID-19 Educación Básica la cual ha sido filtrada a través de las redes sociales. Todavía no ha sido difundida por las autoridades educativas, es extraoficial. Parece auténtica, su diseño es similar a las anteriores, pero no sería la definitiva porque detecté algunos errores ortográficos y “dedográficos”. Por ejemp

El enfoque pedagógico de la Nueva Escuela Mexicana

Leer la publicación original «El progreso no está en la sucesión de estudios sino en que el niño se interese por las experiencias que vive en su día a día» – Mi credo pedagógico; J. Dewey Sergio Martínez Dunstan La Secretaria de Educación Pública realizó un taller previo al Ciclo Escolar 2019 – 2020. [1]  El propósito general consistió en reflexionar sobre los avances normativos en materia educativa, así como en los cambios y transformaciones que se requieren dar en el aula, la escuela y el sistema en su conjunto, para brindar un servicio educativo que ponga al centro el aprendizaje de niñas, niños, adolescentes y jóvenes para la transformación social. En la guía de trabajo, elaborada para orientar el desarrollo del curso dirigido a los maestros de educación básica, se explicó la metodología y se le brindaron orientaciones a los facilitadores. La agenda de capacitación contempló tres temáticas. Una de ellas, “Hacia una Nueva Escuela Mexicana: primeros pasos”. [2]   [3] Como

El SAEE en educación básica. ¿Más de lo mismo?

Leer la publicación original Educación Futura, hace un poco más de tres meses, publicó un texto de mi autoría sobre el instrumento de política pública para revalorizar al magisterio. Para escribirlo, me fundamenté en la Ley General del Sistema de Carrera de Maestras y Maestros, Título Quinto. En esta legislación, se faculta a la autoridades educativas para distinguir a quienes se destaquen en su desempeño mediante estímulos y opciones de desarrollo profesional con el objeto de apreciar la función social de los profesores. Tres de los cuatro tipos de reconocimiento considerados son los siguientes: La función de asesoría técnico pedagógica consistente en proveer apoyo técnico, asesoría y acompañamiento a otros profesores y a la escuela en su conjunto. La tutoría al personal de nuevo ingreso, docente y técnico docente, orientada a fortalecer sus competencias y, de esta manera, mejorar su práctica profesional.  La asesoría técnica al personal con funciones de dirección destina